Sobre nosotros

Un gran futuro comienza con una gran educación

Los orígenes de Orange Day School se remontan al año 1984, cuando la Profesora Silvia Susana González funda la escuela de idiomas Orange School of English en la ciudad de Ramos Mejía. En el año 1998, se funda el Jardín de Infantes de modalidad bilingüe castellano- inglés. En el año 2007 se funda la EPB (Escuela Primaria Básica) Orange Day School. A partir del año 2012 Orange Day School abre su Secundario, de modalidad Bilingüe Internacional. Desde el año 2014 Orange Day School ha dado inicio a un Jardín Maternal que cuenta con todas las habilitaciones y personal especializado para dar lo mejor a los más pequeños de nuestra comunidad educativa.

Metodología de enseñanza

Orange Day School se caracteriza por su orientación netamente cerebro compatible. Los niños aprenden con metodología basada en las Neurociencias y de las Inteligencias Múltiples, absorbiendo la información con ansia de conocimiento y de manera óptima. Contamos también con aulas equipadas con proyectores y pantallas interactivas para que los niños aprendan del modo en que corresponde a las exigencias de un mañana en permanente cambio.

Ideario

El hombre es el único ser que, a través del conocimiento y la acción, puede modificar y dominar su realidad haciendo uso de su libertad, que a su vez le permite ser dueño de sus acciones. La libertad marca una orientación fundamental en la educación. La educación desarrolla el libre albedrío, la capacidad de optar y de asumir una actitud responsable frente a cada elección, y lo hace en la medida que inserta al niño en la cultura, la técnica, la ciencia, el arte y la sociedad en general. Cada ser humano es único e irrepetible, original y distinto del resto, capaz de abrirse al mundo y descubrir nuevas realidades en elementos ya existentes, soluciones nuevas y problemas que no habían sido detectados con anterioridad. Por lo tanto, la educación debe desarrollar la capacidad creativa de los niños. El hombre es un ser social que tiene la necesidad de comunicarse y participar de un proyecto común con los otros. La educación inserta al niño en el mundo social, iniciándolo en las relaciones humanas y en las normas morales y de convivencia y ya que el ser humano es un ser trascendente, lo ayuda a elaborar una estructura de valores.